domingo, 18 de abril de 2010

Tras los pasos del "Sicópata de Valparaíso": En la cárcel enamoraba a mujeres de otros reos


A los 23 cayó por primera vez en la cárcel. Varias veces le requisaron películas triple X. Quienes lo conocieron lo describen como manipulador, con la habilidad de "engrupir" y ganarse fácilmente la confianza de la gente. Nunca obtuvo beneficios carcelarios, por sus "rasgos sicopáticos". PDI busca a una pareja que tuvo en Mulchén.

Por José Pedro de la Carrera

Que era un manipulador, con gran capacidad para relacionarse y, sobre todo, para ganar la confianza de la gente.

Así describen a Erasmo Moena Pinto (40), hoy más conocido como el "Sicópata de Valparaíso", quienes tuvieron contacto con él mientras purgó condenas en los penales de Los Angeles y Mulchén, VIII Región.

Con ese dato es posible explicarse que el hombre seleccionara a sus dos últimas víctimas con un intrincado sistema, que incluyó revisar los avisos donde mujeres ofrecían sus servicios como secretarias, citarlas hasta la V Región y luego de convencerlas de que era gerente de una empresa forestal llevarlas hasta un sitio apartado para ultrajarlas.

A Loreto López (39) la violó y luego asesinó. De Andrea Queppe (43) no pudo abusar, ya que ella comenzó a preguntar por su amiga y se defendió hasta el último minuto de la agresión sexual. La mató a golpes.

Moena cometió los dos crímenes con un intervalo de no más de diez horas. Y poco después intentó realizar otra "entrevista de trabajo", pero ahí fue detenido.

Su primera condena: 10 años por robo y lesiones

Moena nació en enero de 1970 en la ciudad de Tomé. Según sus vecinos de esa época, era un niño normal, pero en algún momento su camino empezó a desviarse y a los 23 recibió su primera sentencia: 10 años de prisión en la cárcel de Coronel por los delitos de robo y lesiones.

Cuando recién cumplía la mitad de la condena, fue sorprendido traficando drogas en el interior del penal. Fue condenado a otros 5 años de prisión y trasladado hasta la cárcel de Los Angeles, donde terminó de cumplir ambas penas.

Al poco tiempo de abandonar la cárcel, el año 2007, la Brigada de Delitos Sexuales de la Policía de Investigaciones de Los Angeles lo detuvo nuevamente, ahora por la violación de una mujer en esa ciudad, mientras se desempeñaba como guardia de seguridad en un condominio (Ver recuadro).

Por ese delito Moena fue condenado a 3 años y un día en la cárcel de Mulchén, desde donde salió el pasado 14 de marzo. Cinco días después ultrajó a una niña de 10 años en el terminal de buses de Los Angeles. El 20 abusó de otra mujer en la misma ciudad, y el 25 de marzo violó a una temporera en un sector rural a 6 kilómetros de Mulchén.

Los dos homicidios en la V Región se cometieron el 6 de abril.

Moena alcanzó a estar 24 días en libertad.

Gran parte de ellos los habría pasado en Viña del Mar, en la Villa Rukán, donde viven su padre y un hermano. En esa población, Moena, alto, de cabello liso, entre rubio y colorín, llamó la atención por "pintoso". Así lo describe al menos la dueña de un pequeño almacén, quien recuerda: "Venía siempre a comprar puchos. Pedía Malboro, pero terminaba comprando Pall Mall azul. Pedía sus cigarros, pasaba rápido la plata y después se iba. Ni siquiera miraba a las mujeres que siempre vienen a jugar en los tragamonedas".

"Siempre andaba bien vestido y era muy educado. Además, es bien parecido. Yo creo que por eso logró engatusar a las mujeres que mató, observa otra vecina.

"Una vez lo vi sentado en la calle fumando y mirando a la gente que pasaba. Como que quitaba la vista cuando se daba cuenta de que uno lo estaba observando", comenta un anciano.

Respecto de la familia Moena, otro vecino asegura que "es gente tranquila, que no se mete con nadie. El departamento es del padre. Antes vivía también la mamá, pero se separaron y ella se fue al sur".

Se refiere a María Elisabeth Pinto Villegas , quien hace dos años tomó sus maletas y partió rumbo a Talcahuano sin que se volviera a saber de ella.

El padre de Erasmo Moena tiene dos colectivos, uno lo estuvo trabajando el violador los días que alcanzó a estar en libertad.

Los vehículos fueron retenidos por la policía para averiguar si fueron usados en algún delito.

"Tenía una gran capacidad para engrupirse a la gente"

Un funcionario de Gendarmería que estuvo cerca de Moena en el penal de Los Angeles relató que "era un tipo pillo, que parecía sabérselas todas. Tenía una gran capacidad para engrupirse a la gente con palabras bonitas".

Como recluso "mantenía una muy buena conducta" y sólo fue castigado "porque varias veces se le encontraron películas pornográficas y teléfonos celulares".

De hecho, el año pasado fue portavoz de los reos en una ceremonia interna.

Ese buen comportamiento le podría haber permitido acceder a algunos beneficios carcelarios, pero el Consejo Técnico del recinto penal de Los Angeles nunca se los concedió "debido a que siempre que lo evaluaban le encontraban rasgos sicopáticos. Por ejemplo, lo manipulador que podía llegar a ser con el resto de las personas".

Incluso en una oportunidad Moena solicitó poder estudiar dibujo técnico en la universidad, asegurando haber obtenido cerca de 700 puntos en la PSU, pero por sus características sicológicas tampoco se le concedió.

De hecho, los sabuesos que están tras sus pasos revelaron hace poco que el sicópata tenía un cuaderno con más de 400 descripciones físicas de actrices famosas y decenas de fotografías de escolares tomadas mientras subían escaleras en un centro comercial.

Y cuando fue detenido tras los crímenes del 6 de abril, el análisis sicológico que se le hizo reveló que no siente absolutamente ningún arrepentimiento por sus crímenes.

Buscan a una á

El gendarme también recuerda las visitas que recibía Moena en Los Angeles: "Eran únicamente mujeres". Y agrega: "Se trataba por lo general de familiares de los otros reos que Moena conocía cuando éstas iban los días de visita y se las engrupía". Junto con estas mujeres, la otra persona que lo iba a ver permanentemente era su madre. "Incluso fue ella quien el día que abandonó la cárcel llegó a buscarlo en un auto", recuerda el gendarme.

Cuando estuvo recluido en la cárcel de Mulchén, en tanto, "quien lo iba a ver harto era una pareja que tenía... era una mujer de cerca de 40 años que vivía en esa ciudad", asegura el funcionario penitenciario.

Esta mujer, trascendió, ya está identificada por la Brigada de Delitos Sexuales de la PDI, y en los próximos días sería entrevistada por los detectives de esa unidad.

Con el resto del penal Moena mantenía buenas relaciones, "jugaba a la pelota con ellos y nunca le faltó el respeto a nadie... sabía mantenerse dentro de la cárcel".

Tan buenas relaciones sabía establecer, que incluso hoy se investiga al cabo de Gendarmería Marcos Frez, quien jugaba pool con Moena y que el 30 de marzo le envió un mensaje de texto donde le advertía que "Antes d ayer el cabo Vallejos me decía que cuando estuvo en la guardia lo llamaron los tiras ? X ti y no le dijeron pa qué".

La situación está siendo indagada por la fiscalía y gatilló que se iniciara un sumario interno en Gendarmería.

"Tenía un lenguaje más aceptable que el resto de los presos"

El sacerdote Eduardo Riquelme, que asiste habitualmente a ambas cárceles, estuvo en varias oportunidades con Moena. "Era un tipo muy correcto, tranquilo, amable, diligente y con una capacidad enorme para establecer relaciones sociales con los demás. Tenía un lenguaje más aceptable que el resto de los presos, y lo usaba para establecer redes con el resto de las personas que iba conociendo".

Agregó que "nunca participó mucho en las actividades religiosas y tampoco detalló qué quería hacer una vez que estuviera libre".

Ahora Moena permanece recluido en el módulo 107 del Complejo Penitenciario de Valparaíso , en una celda de aislamiento y con extremas medidas de seguridad.

En esta área del recinto penitenciario hay otros conocidos sicópatas. Uno de ellos es Juan Saavedra Espinoza , inculpado el año pasado del secuestro, violación y asesinato en Valparaíso de la pequeña Francisca Silva, más conocida como "Panchita" , a quien lanzó viva al mar.

Su otro compañero de encierro es Sergio Espinoza Moncada , el llamado "violador de Reñaca" , quien entre enero de 2004 y el mismo mes de 2005 ultrajó a 26 mujeres.

Mientras, la policía continúa reuniendo pistas para saber si es que el doble homicida protagonizó algún otro crimen desde que salió libre el mes pasado.

Violó a mujer mientras trabajaba como guardia de una villa

Tras salir libre de la cárcel de Los Angeles, el año 2007, Erasmo Moena fue contratado para trabajar como guardia de seguridad en la Villa Cataluña, en el sector suroriente de esa ciudad.

El sicópata aprovechó esa oportunidad para engañar a una mujer con el mismo modus operandi que utilizó con las dos mujeres en Valparaíso la semana pasada.

Según estableció la Policía de Investigaciones, cuando Moena cumplía recién dos días a cargo de la seguridad de la villa, llegó una mujer a buscar trabajo como empleada doméstica hasta ese lugar.

En ese momento, el sicópata se le acercó a la mujer y le ofreció un empleo muy cerca de ahí, la víctima accedió a trasladarse a ese lugar y Moena la violó. La mujer hizo la denuncia a la PDI.

Coincidentemente, dos días después, y en vista de que Moena no le entregaba los papeles con sus antecedentes al presidente de la junta de vecinos de la villa, Rodrigo Vidal, este último indagó sobre Moena. Al percatarse de que tenía una orden de detención pendiente por violación en Los Angeles, le avisó a la policía. Así fue como Moena resultó detenido y condenado a 3 años y un día en la cárcel de Mulchén, pena que cumplió hasta el pasado 14 de marzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada